lunes, 6 de enero de 2014

Mexicanos, susceptibles de padecer diabetes por factores géneticos (La Jornada)

Se estima que en 2030 habrá 12 millones de afectados
Mexicanos, susceptibles de padecer diabetes por factores géneticos (La Jornada)
Emir Olivares Alonso
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de octubre de 2013, p. 43

Obesidad y diabetes son graves amenazas a escala mundial y en México se suma que la población presenta factores genéticos que propician la aparición de esas enfermedades, dijeron especialistas.

Durante la mesa La diabetes y la obesidad ¿por qué son multifactoriales?, organizada por el capítulo nacional del Instituto Internacional de Ciencias de la vida, Martha Menjívar, académica de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que los mexicanos tienen genéticamente a una mayor acumulación de grasa en el cuerpo a diferencia de habitantes de otras culturas, lo cual nos hace susceptibles de presentar esos padecimientos.

Lo anterior es herencia genética de los primeros pobladores de este continente, hace 18 mil años, pues ante las condiciones de entonces (eran nómadas y pasaban por prolongados periodos antes de volver a probar alimentos) el organismo desarrolló un lento empleo de la glucosa y un almacenamiento de grasa como dos componentes para sobrevivir. Sin embargo, hace 6 mil años el ser humano se volvió sedentario, y esas características genéticas ahora nos están perjudicando.

La respuesta podría estar en la herencia de los pobladores originarios, pues el genoma de los mestizos mexicanos es 70 por ciento indígena, 25 por ciento caucásico y 5 por ciento africano.

En 2010, en México existían 6.8 millones de diabéticos, con lo que el país se ubicaba en el décimo sitio de las naciones con más prevalencia, que es encabezada por India, China y Estados Unidos con 50 millones, 43 millones y 26.8 millones de enfermos, respectivamente. Sin embargo, se estima que para 2030 el número de mexicanos con ese mal se elevará a casi 12 millones.

Guillermo Meléndez, de la Fundación Mexicana para la Salud, apuntó que otras investigaciones muestran que los recién nacidos que no reciben lactancia de su madre presentan el doble de riesgos de presentar obesidad.

Un niño que casi no consumió leche materna tiene prevalencia de 4.5 por ciento de presentar obesidad, mientras uno que la recibió hasta tener un año, la prevalencia es de 0.8 por ciento.

El estilo moderno de vida (sedentarismo, nula actividad física o práctica de algún deporte, estrés, contaminación, violencia, mala alimentación) es otro factor para la aparición de estas enfermedades, sostuvo Juan Manuel Huesca, investigador de la Comisión Nacional del Deporte.

María Eugenia Ramírez, de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM, indicó que en México los costos de atención por paciente con esta enfermedad se ubican en un rango de entre 700 y 3 mil 200 dólares anuales, equivalentes a entre 5 y 14 por ciento del gasto en salud destinado a la atención de la misma y sus complicaciones.

Los mexicanos tienen predisposición genética a la obesidad, según estudio (La Jornada)

Hallan variante de riesgo metabólico; si se afecta el páncreas, hay más probabilidad de diabetes

Los mexicanos tienen predisposición genética a la obesidad, según estudio (La Jornada)
Tomado de:  http://www.jornada.unam.mx/2012/08/02/ciencias/a15n1cie

La acumulación de grasa en el hígado es otra de las líneas de investigación del equipo integrado por especialistas de la UNAM, del instituto Salvador Zubirán y del Inmegen

Emir Olivares Alonso
Periódico La Jornada
Jueves 2 de agosto de 2012, p. a15

La población mexicana presenta alta predisposición genética para desarrollar sobrepeso y obesidad, y en consecuencia, padecer enfermedades crónicas y complicaciones metabólicas.

Así lo revelan diversos estudios realizados entre la Facultad de Química (FQ), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y los institutos nacionales de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y de Medicina Genómica.

Los hallazgos más relevantes incluyen la identificación de una variante génica de riesgo metabólico –exclusiva de los mexicanos– que altera la función del transportador de colesterol ABCA1 y provoca una disminución en los niveles de colesterol bueno o HDL, encargado de limpiar las arterias.

Samuel Canizales Quinteros, académico de la FQ y coordinador del equipo de trabajo, señaló que cuando este transportador funciona bien genera niveles normales o altos de HDL, cuyas partículas poseen propiedades antinflamatorias y antioxidantes. Incluso, señaló, personas con colesterol bueno alto tienden a ser longevas.

Los investigadores encontraron una variante que afecta a poblaciones indígenas y mestizas de México, la cual provoca un aminoácido (arginina por cisteína en la posición 230).

El científico agregó que se han realizado estudios en grupos de personas de África, Asia y Europa y en ninguna hallamos la alteración.

Esa mutación incrementa el riesgo de padecer obesidad y si está afectado el páncreas provoca que no libere insulina de forma adecuada, con lo que son más las probabilidades de desarrollar diabetes.

Actualmente el equipo de investigación busca otras variantes exclusivas de América, para explicar por qué ciertas enfermedades, como hígado graso no alcohólico y la diabetes tipo 2, entre otras, son más prevalentes en el continente.

Otros proyectos encabezados por Canizales se relacionan con la indagación de genes que incrementan las posibilidades de presentar obesidad y sobrepeso, padecimientos de los que cada vez hay más casos y son factores de riesgo para desarrollar diabetes, hipertensión, hígado graso no alcohólico y algunos tipos de cáncer.

Una de las líneas de investigación revela que el gen FTO, vinculado con la cantidad de grasa en el organismo, el receptor de melanocortina 4 (MC4R) y la proteína convertasa 1 (PCSK1), aumentan casi cuatro veces el riesgo de obesidad mórbida, o tipo III entre los mexicanos, pero no se ve tan aumentado para la obesidad I y II, las más comunes.

Un grupo más se ocupa de entender qué sucede con la acumulación de grasa en el hígado, pues otra de las comorbilidades a las que se asocia la obesidad es el hígado graso no alcohólico, que puede progresar hacia complicaciones como cirrosis o hepatocarcinoma.

Por ello, uno de los objetivos planteados en este análisis es determinar marcadores moleculares no invasivos, que permitan identificar sujetos en riesgo de presentar complicaciones.

En cuanto a la prevalencia de este padecimiento, el investigador estimó que se presenta en alrededor de 70 por ciento de los obesos, cifra que aumenta a 90 puntos porcentuales si se padece obesidad severa o mórbida.

Enfermedad compleja
México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, y en adultos también estamos entre los primeros lugares a escala mundial. Por ello, realizamos estudios en un grupo de más de 4 mil niños en edad escolar, que nos permita identificar los factores genéticos y ambientales de riesgo.

Canizales, quien realiza desde hace más de una década proyectos enfocados a la genómica de la obesidad y comorbilidades relacionadas, sostuvo que este padecimiento no se puede considerar sólo como un problema genómico, ya que es una enfermedad compleja que se desarrolla por muchos factores, como el sedentarismo, la mala alimentación y la susceptibilidad genética.

La idea de colaborar de manera multidisciplinaria con otras instituciones de investigación es sumar esfuerzos para tratar de bajar las tasas de obesidad en el país.

Esperamos que nuestros resultados sean útiles para el desarrollo futuro de pruebas de diagnóstico y de programas preventivos, que contribuyan, además, a disminuir los altos costos que para el sistema nacional de salud implica el tratamiento de la misma, y comorbilidades relacionadas.

Presenta población mexicana alta predisposición genética hacia sobrepeso y obesidad (UNAM)

Presenta población mexicana alta predisposición genética hacia sobrepeso y obesidad (UNAM) Entrevista a Samuel Canizales Quinteros, académico de la Facultad de Química
Tomado de:  http://www.quimica.unam.mx/cont_espe2.php?id_rubrique=11&color=&id_article=3306

La población mexicana presenta una alta predisposición genética para desarrollar sobrepeso y obesidad, y a generar, en consecuencia, enfermedades crónicas y sus complicaciones metabólicas, revelan estudios de investigadores de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, realizados en colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición (INCMN) Salvador Zubirán y el Instituto Nacional de Medicina Genómica.

Los hallazgos más relevantes incluyen la identificación de una variante génica de riesgo metabólico exclusiva de los mexicanos, que altera la función del transportador de colesterol ABCA1, lo cual provoca una disminución en los niveles de “colesterol bueno” o colesterol HDL, encargado de limpiar las arterias.
En entrevista Samuel Canizales Quinteros, académico de la FQ y coordinador de este equipo de trabajo con 10 años de experiencia, señaló que cuando dicho transportador de colesterol funciona bien, ocasiona niveles normales o altos de colesterol HDL, partículas que poseen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes; de hecho, “personas con colesterol bueno alto tienden a ser longevas”, expresó.

Canizales Quinteros detalló que este gen, el cual tiene como función obtener colesterol de las células para formar HDL, presenta un cambio de aminoácido (arginina por cisteína en la posición 230) que sólo se ha encontrado en poblaciones con componente indígena, el cual no existe en las personas europeas.

“Se trata de una variante exclusiva de las poblaciones indígenas y mestizas de este continente. Hemos llevado a cabo estudios en grupos de África, Asia y Europa y en ninguna de ellas encontramos la alteración”, agregó.

Esta variación en el transportador incrementa el riesgo de presentar obesidad y, cuando está afectado, provoca que el páncreas no libere insulina de forma adecuada, con lo que se incrementan las probabilidades de desarrollar diabetes, detalló.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
En la actualidad, este grupo busca otras variantes exclusivas del continente americano, a fin de explicar por qué ciertas enfermedades como el hígado graso no alcohólico y la diabetes tipo 2, entre otras, son más prevalentes en este espacio geográfico.

Otros genes involucrados
Otros proyectos encabezados por Samuel Canizales, que colocan a la FQ a la vanguardia en el estudio genómico de enfermedades metabólicas, se relacionan con el estudio de genes que incrementan las posibilidades de presentar obesidad y sobrepeso en la población mexicana, padecimientos que van en aumento y son factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades como diabetes, hipertensión, hígado graso no alcohólico y algunos tipos de cáncer.

Una de las líneas de investigación revela que el gen FTO, relacionado con la cantidad de grasa en el organismo, el receptor de melanocortina 4 (MC4R) y la proteína convertasa 1 (PCSK1), aumentan casi cuatro veces el riesgo de desarrollar obesidad mórbida o de tipo III entre la población mexicana. “Este riesgo no se ve tan aumentado para la obesidad tipo I y II, que son las más comunes”, puntualizó.

Otro grupo de investigación está dirigido a entender qué sucede con la acumulación de grasa en el hígado, ya que otra de las comorbilidades a las que se asocia la obesidad es el hígado graso no alcohólico, el cual puede progresar hacia complicaciones como cirrosis o hepatocarcinoma.

Por ello, uno de los objetivos planteados en esta investigación es determinar marcadores moleculares no invasivos, que permitan identificar sujetos en riesgo de presentar complicaciones.

En cuanto a la prevalencia de este padecimiento, el investigador universitario estimó que se presenta en alrededor de 70 por ciento de las personas con obesidad, cifra que aumenta a 90 puntos porcentuales si padecen obesidad severa o mórbida.

La importancia de iniciativas académicas en torno a la obesidad radica en que la prevalencia de este fenómeno se ha incrementado. “Cada vez tenemos más niños obesos. México ocupa el primer lugar en obesidad infantil y en adultos también estamos entre los primeros lugares a nivel mundial. Por ello, actualmente estamos realizando estudios en una cohorte de más de cuatro mil niños en edad escolar que nos permita identificar los factores genéticos y ambientales de riesgo para la obesidad infantil”, explicó Samuel Canizales.

El investigador universitario, quien realiza desde hace más de una década proyectos enfocados a la genómica de la obesidad y comorbilidades relacionadas, sostuvo que este padecimiento no se puede considerar sólo como un problema genómico, sino como una enfermedad compleja que requiere de muchos factores para desarrollarse, como el sedentarismo, la mala alimentación y la susceptibilidad genética de las personas.

Trabajo multidisciplinario
Canizales Quinteros enfatizó que los estudios en torno a la obesidad deben hacerse de manera multidisciplinaria, y con ese enfoque han hecho trabajos conjuntos con otros especialistas, como los expertos de los Departamentos de Fisiología de la Nutrición y de Endocrinología del INCMN, con quienes ha investigado la forma como funcionan las dietas en personas con una alteración en el ABCA1, encontrando que estos pacientes responden mejor a una dieta rica en soya, con la que elevan sus niveles de colesterol HDL.

También han empezado a analizar, con otros grupos de trabajo, la manera de hacer estudios de intervención para determinar qué componentes de la dieta pueden aumentar o disminuir el riesgo de presentar obesidad de acuerdo con la composición genética.

“Esto es importante, porque no se trata de un tratamiento farmacológico sino dietético. Con esto buscamos entender la Genómica como parte de las enfermedades complejas, para encontrar variantes con un efecto mayor que, con intervención de la dieta, puedan tener impactos positivos en la población, en especial en sectores de mayor riesgo, de acuerdo con la composición genómica”, adelantó.

La idea, concluyó el investigador, es sumar esfuerzos para tratar de bajar las tasas de obesidad en el país, ya que este padecimiento representa un problema nacional de salud. “Esperamos que nuestros resultados sean útiles para el desarrollo futuro de pruebas de diagnóstico y de programas preventivos, que contribuyan, además, a disminuir los altos costos que destina el sistema nacional de salud para el tratamiento de la obesidad y comorbilidades relacionadas”.

Samuel Canizales Quinteros es egresado de la Facultad de Ciencias Químico-Biológicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Cursó la Maestría en Ciencias Bioquímicas y el Doctorado en Ciencias Biomédicas en la Universidad Nacional. Es Profesor-Investigador del Departamento de Biología de la Facultad de Química de la UNAM e imparte las asignaturas de Biología Celular e Introducción a la Genómica en la licenciatura y diversos cursos en el Posgrado de Bioquímica Clínica de la Facultad.

sábado, 4 de enero de 2014

Gen predispone a los mexicanos a diabetes tipo 2

Gen predispone a los mexicanos a diabetes tipo 2
EFE| El Universal 
Miércoles 25 de diciembre de 2013

Alrededor de un 50% presenta una variación genética que se asocia con un mayor riesgo de contraer diabetes.
 
Científicos de Estados Unidos han descubierto una variante genética común entre los mexicanos y otros latinoamericanos que parece aumentar el riesgo de contraer diabetes de tipo 2, informa hoy la revista Nature.

El equipo liderado por David Altshuler, del Broad Institute, afiliado a las universidades de Harvard y Massachusetts Institute of Technology, se centró por primera vez en estudiar a este grupo de población, después de que estudios comparativos anteriores de mayor extensión geográfica no arrojaran resultados claros.

Al examinar únicamente a latinoamericanos, observaron que alrededor de un 50% presenta una variación genética que se asocia con un mayor riesgo de contraer diabetes de tipo 2, mientras que esta variante solo está presente en un 10% de los asiáticos orientales y es inusual en europeos y africanos.

Se cree que esta mutación causa una alteración en el metabolismo de los lípidos y explicaría al menos un cuarto de las disparidades en el riesgo de contracción de diabetes 2 entre esos grupos de personas.

Además, según se explica en Nature, la variante coincide con una secuencia genética hallada en el genoma de un neandertal, lo que sugiere que fue transferida de los antiguos humanos a los modernos.

De acuerdo con la revista británica, el descubrimiento "refuerza nuestra comprensión de esta enfermedad tan común y sugiere que los genomas neandertales pueden estar en la raíz de este legado genético".

La diabetes tipo 2, más común que la de tipo 1, es una enfermedad crónica que suele contraerse en la edad adulta.

Se caracteriza por altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre debido a que existe una resistencia a la insulina, que ayuda a procesarlo en las células a fin de ser almacenado para obtener energía.

Por lo general, la enfermedad se desarrolla lentamente y la mayoría de las personas que la padecen tienen sobrepeso cuando son diagnosticadas, pues el aumento de la grasa dificulta al cuerpo el uso de la insulina.

Encuentran peligroso gen de la diabetes II

Encuentran peligroso gen de la diabetes II
1 Enero, 201
Tomado de: http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2014/01/01/encuentran-peligroso-gen-diabetes-ii

Foto: Cortesía
Que existe una propensión genética a la diabetes tipo II entre las poblaciones indígenas de América es algo que se sabe desde hace tiempo.

Ahora, un amplio grupo de investigadores de México y Estados Unidos encontraron y tipificaron un gen que parece ser el principal causante de esa propensión.

El estudio, publicado en la edición online de la revista Nature, el 25 de diciembre y en la impresa de hoy (2 de enero de 2014), es el más amplio de su tipo hasta la fecha y descubrió un gen que no había pasado desapercibido en estudios previos, a pesar de su enorme relevancia.

La gente que hereda de ambos padres la versión peligrosa del gen, llamado SLC16A11, tiene 50% de probabilidades de desarrollar el mal y quien tiene una sola copia del gen tiene 25 por ciento. Además, esa versión peligrosa del SLC16A11 se encuentra en la mitad de las personas que tienen ascendencia indígena reciente.

Esta variante, tan presente en las poblaciones originarias del continente americano, está presente en 20% de las poblaciones de Asia del este y es poco frecuente en las poblaciones de origen europeo.

La alta presencia del gen entre los latinoamericanos podría ser responsable de hasta 20% del incremento en la prevalencia de la diabetes tipo II, la que no es dependiente de insulina.

LA AMPLIACIÓN DE LA MUESTRA, LA CLAVE DEL ÉXITO DEL ESTUDIO
“Hasta la fecha, los estudios genéticos se han hecho sobre todo con muestras de las poblaciones de ascendencia europea y asiática, lo que permitió que se pasaran por alto genes que están alterados con diferentes frecuencias en otras poblaciones”, dijo José Florez, de la Harvard Medical School y el Massachusetts General Hospital, e integrante del equipo de investigación, conocido como el Consorcio para Diabetes Tipo II de SIGMA (sigla en inglés para la Iniciativa Slim en Medicina Genómica para las Américas).

“Hicimos el más grande e incluyente estudio genómico de la diabetes tipo 2 en la población mexicana hasta la fecha”, explicó Teresa Tusie-Luna, Investigadora del Instituto Nacional Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM.

“Además de validar la relevancia para México de factores de riesgo ya conocidos, encontramos uno nuevo y muy relevante que es mucho más común en las poblaciones latinoamericanas que en otras. Ya estamos usando esta información para diseñar nuevos estudios, para entender cómo esta variante influye en el metabolismo y la enfermedad, con la esperanza de eventualmente desarrollar mejores evaluaciones de riesgo y posibles terapias”.

LO QUE SIGUE,
 LA SEGUNDA FASE DE SIGMA
Para la Fundación Carlos Slim, el proyecto SIGMA ha sido una historia de absoluto éxito. “Nuestros extraordinarios socios, tanto en México como en Estados Unidos posibilitaron que se realizaran avances históricos en la comprensión de la diabetes” dijo Roberto Tapia-Conyer, quien encabeza la Fundación Carlos Slim.

Recientemente, se anunció que la Fundación hizo una contribución de 74 millones de dólares para la segunda fase (SIGMA 2) de la asociación biomédica que hizo posible el descubrimiento del SLC16A11, entre otros.

SIGMA 2, entre otras cosas, financiará estudios del gen recién descubierto en células humanas y ratones con más muestras de las poblaciones de Boston y la ciudad de México.

En SIGMA participan, además de las instituciones ya mencionadas, el Broad Institute, de Boston; la University of Southern California, de Los Angeles; el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) y el Estudio de Diabetes en la ciudad de México.

Fondos adicionales provinieron del Conacyt de México, el National Institute of Health de EU y el Consejo Nacional de Investigación Médica de Singapur.

Mutación heredada de neandertales aumenta riesgo de diabetes

Una mutación heredada de los neandertales aumenta el riesgo de diabetes

Tomado de: http://www.panamaon.com/noticias/reportajes/1138246-una-mutacion-heredada-de-los-neandertales-aumenta-el-riesgo-de-diabetes.html

Una variante genética descubierta en personas latinoamericanas podría incrementar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. El hallazgo, publicado en el último número de la revista Nature, sugiere que los genomas de neandertales pueden ser la raíz de esta herencia.

02 enero 2014

BIOMEDICINA Y SALUD

Una mutación heredada de los neandertales aumenta el riesgo de diabetes
Una variante genética descubierta en personas latinoamericanas podría incrementar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. El hallazgo, publicado en el último número de la revista Nature, sugiere que los genomas de neandertales pueden ser la raíz de esta herencia.

Más información sobre:diabetesriesgomutaciónneandertales

SINC | 26 diciembre 2013

Un equipo internacional de investigadores de México y EE UU ha descubierto una nueva mutación genética que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. En concreto, el estudio explica el elevado riesgo de las poblaciones de América Latina.

Los expertos, que forman parte del Consorcio SIGMA (Iniciativa Slim en Medicina Genómica las Américas) de la diabetes tipo 2, realizaron el estudio genético más grande hasta la fecha en la población mexicana y americana y descubrieron un gen de riesgo –llamado SLC16A11– para esta patología que no había sido detectado en anteriores estudios.

Los autores realizaron el estudio genético más grande hasta la fecha en la población mexicana y americana y descubrieron un gen de riesgo no detectado en anteriores estudios

Según el trabajo publicado en Nature, las personas que portan la versión de mayor riesgo del gen tienen un 25% más de probabilidad de tener diabetes, y las personas que heredan copias de ambos padres son un 50% más propensas a sufrirla.

El mayor riesgo se ha encontrado en casi la mitad de la gente con ascendencia indígena, incluyendo los latinoamericanos. Además, la variante se encuentra en alrededor del 20% de los asiáticos del este y es poco frecuente en las poblaciones de Europa y África.

La frecuencia elevada de este gen de riesgo en los latinoamericanos podría ser responsable de hasta un 20% de la prevalencia en estas poblaciones de diabetes tipo 2, cuyo origen no se conocía bien.

"Hasta la fecha, los estudios genéticos han utilizado en gran medida muestras de personas de ascendencia europea o asiática, lo que permite que genes causantes puedan alterarse en otras poblaciones", explica José Florez, profesor en la Facultad de Medicina de Harvard (EE UU) y uno de los autores.

El investigador español subraya como "al expandir nuestra búsqueda para incluir muestras de México y América Latina hemos encontrado uno de los factores más fuertes de riesgo genéticos descubiertos hasta la fecha, lo que podría mejorar el conocimiento de la enfermedad y de su tratamiento".

Una variante inusual
El ser humano como especie surgió por primera vez en África, por lo que casi todas las variantes genéticas humanas comunes están presentes en las poblaciones africanas.

Casi todas las variantes genéticas humanas comunes están presentes en las poblaciones africanas

Por su parte, la variante SLC16A11 –a pesar de ser común en las poblaciones nativas americanas– está ausente en gran medida en las poblaciones africanas y es rara en las europeas.

Sin embargo, la frecuencia para esta variante de SLC16A11 es algo inusual. El equipo llevó a cabo análisis genómicos adicionales, en colaboración con Svante Pääbo, investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, y descubrió que la secuencia asociada con el riesgo de diabetes tipo 2 se encuentra en un genoma neandertal recientemente secuenciado.

Los análisis indican que la versión de mayor riesgo de SLC16A11 se introdujo en los humanos modernos a través de la mezcla con neanderthal. Para los autores, heredar un gen de un neandertal es bastante común: aproximadamente del 1 al 2% de las secuencias presentes en todos los seres humanos fuera de África fueron heredados de los neandertales.

Los expertos señalan que es importante destacar que ni las personas con diabetes ni las poblaciones de nativos americanos o de ascendencia latinoamericana tienen un exceso de ADN neandertal en relación con otras poblaciones.

Una nueva pista sobre la biología de la diabetes

El artículo revela por primera vez algunas pistas sobre la posible relación de SLC16A11 con la diabetes tipo 2. SLC16A11 es parte de una familia de genes que codifican para proteínas que transportan metabolitos (moléculas que participan en diversas reacciones químicas del cuerpo).

Este gen se expresa en el hígado, y los investigadores demostraron que la alteración de los niveles de la proteína SLC16A11 puede cambiar la cantidad de un tipo de lípido implicado previamente en el riesgo de diabetes.

SLC16A11 es parte de una familia de genes que codifican para proteínas que transportan metabolitos

Estos resultados han llevado al equipo a la hipótesis de que SLC16A11 puede estar involucrado en el transporte de un metabolito desconocido que afecta a los niveles de grasa en las células y, por lo tanto, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2.

"Hemos descubierto una nueva pista sobre la biología de la diabetes", afirma David Altshuler, coautor principal y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard. "Ahora tratamos de averiguar qué compuestos son transportados, cómo esto influye en el metabolismo de los triglicéridos, y los pasos que conducen al desarrollo de la diabetes".

El objetivo final del equipo es encontrar nuevos objetivos farmacológicos para el tratamiento de la diabetes. La Fundación Carlos Slim ha hecho una contribución adicional de 74 millones de dólares para poner en marcha la segunda fase (SIGMA 2) de este trabajo, que permitirá a los investigadores estudiar la variante en más muestras en la Ciudad de México y Boston para analizar la progresión de la enfermedad.

Fuente:Servicio de Información y Noticias Científicas SINC

Genetotrofismo

Genetotrofismo